Dermatitis Asociada a la Incontinencia

Nuestra piel está considerada el órgano más grande del cuerpo humano, órgano que tiene una función muy importante, la de protegernos frente a los agentes externos.

Con el paso de los años el estado de la piel sufre la perdida de alguna de sus propiedades, pudiendo deteriorarse esa función protectora y haciendo así que esta sea mucho más propensa a sufrir diversas lesiones.

Además del paso del tiempo, hay otros factores externos que suelen contribuir a que nuestra piel pierda esa función protectora, castigándola y exponiéndola a condiciones que ayudan a desarrollar diferentes lesiones en las zonas afectadas.

Uno de esos factores externos es la humedad, y sobre todo la humedad procedente de la incontinencia urinaria y fecal, la que contribuye a la aparición de lesiones cutáneas denominadas dermatitis asociada a la incontinencia (DAI).

¿Qué es la Dermatitis Asociada a la Incontinencia?

Son lesiones de la piel causadas por la exposición prolongada a la humedad de los irritantes procedentes de la orina o las heces. Esta sobreexposición continua provoca un enrojecimiento e inflamación del área afectada y, apareciendo con el tiempo la  pérdida de la integridad de la piel si no es tratada adecuadamente.

Son lesiones propensas a aparecer en personas con incontinencia urinaria y/o fecal, de ahí su nombre, en personas mayores con una situación de dependencia o en aquellas que padecen algún tipo de deterioro cognitivo o demencia.

¿Dónde suele aparecer este tipo de dermatitis?

La dermatitis asociada a la incontinencia suele aparecer con mayor frecuencia en zonas de glúteos, ingles, zona interglútea y perianal. Estas lesiones pueden además extenderse hacia los muslos y la zona baja de la espalda.

¿Cómo podemos prevenir y tratar este tipo de dermatitis?

La prevención de este tipo de dermatitis se basa fundamentalmente en mantener una buena higiene de las zonas ya mencionadas. Es de gran importancia que se realice de forma muy rigurosa la higiene de estas zonas con el fin de evitar al máximo desarrollar lesiones que además de resultar muy molestas para la persona que las padecen pueden complicarse con problemas más graves, como pueden ser las úlceras por presión o las infecciones por hongos.

Para ello, es de gran importancia evitar el contacto continuo de orina y heces, por lo que se recomienda una serie de pautas como la limpieza, la hidratación y la protección que mantendrán la piel en óptimas condiciones

Para ello, debemos:

Mantener una higiene adecuada de la zona

Lavar con agua templada y jabón. Secar bien la zona de manera suave y evitando frotar, ya que el frotar puede dañar la piel. También se pueden utilizar manoplas especiales para la higiene de la zona del pañal o jabones que no precisan aclarado, pero que tienen propiedades que limpian, hidratan y protegen a la vez.

Mantener la zona hidratada.

Para ello, podemos aplicar crema hidratante que potenciará la función protectora de la piel, pero solo se debe aplicar cuando no haya signos de lesión.

Mantener protegida la zona expuesta con un protector barrera.

Los protectores barrera son productos que actúan formando una membrana impermeable o semipermeable que protegen la piel del agua y de las sustancias irritantes que contienen la orina y las heces. Se pueden encontrar diferentes formatos, entre ellos los sprays transparentes (no precisan su retirada) o las cremas barreras. Debemos asegurarnos que si se utilizan cremas estas contengan óxido de zinc.

Cambios de absorbente con frecuencia

El absorbente húmedo mantenido durante mucho tiempo provoca la maceración y una elevada temperatura en la zona, factores de alto riesgo para que se produzcan lesiones importantes en esa zona.

Inspeccionar frecuentemente las zonas expuestas

Vigilar frecuentemente las zonas de riesgo y si se observa un aumento o empeoramiento de la zona afectada consultar con su médico o acudir a su centro de salud de referencia.

Cuidando de Ti, pone a disposición de todas las familias cuidadoras a un grupo de profesionales de enfermería que pueden asesorar sobre este y otros tipos de lesiones cutáneas de manera más particular.  Ponte en contacto con nosotros o haznos llegar tu consulta mediante un correo.

Sara Suárez López
TCAE de la unidad de Humanización de Cuidados Intensivos. H.UCI PSSJD
Presidenta Cuidando de Ti

PrevenirParaNoCurar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.